«Rompiendo las Fronteras”

«Rompiendo las Fronteras”

(Vencer y Crecer en las Dificultades).

 

            Pasaba el invierno de 1966, en un ambiente convulsionado alrededor de todo el territorio mexicano, consecuencia de las invasiones de tierras y peleas fratricidas por la herencia que suponen los hombres tienen de la misma. Las que provocaron migraciones de familias enteras hacia la frontera contaminada por las más despiadadas mafias que acorralaban a las familias, obligándose a cumplir sus fechorías, cuando lograban secuestrarlas, sugestionando a que casi nadie pudiera  atravesar la línea divisoria entre el pequeño y gran estado, sin antes pagar sus exigencias y sus medios de transporte ilegales. Los mismos que de alguna manera les pertenecían. Existe un delgado espacio, que no es posible que el estado penetre, en ese espacio clandestino que conoce todo el mundo y hasta altos funcionarios conocedores del crimen, saben que allí coexisten con la gente de uniforme. En su paso se encontraban muchas familias de Salvador y Guatemala, las que en su afán por conquistar el suelo del Norte y para proveer una mejor vida. Y así escapar de la pobreza y la ignorancia, producto de la corrupción, que se vive durante muchos años en estos respectivos países del sur.  Entre ellos  se encontraba la familia Goet, de descendencia Europea, y con muchos años por estas tierras, con más privilegios que los de esta misma tierra, pues su influencia traspasaba la escala, que es negada a los más vulnerables.

            Antes de que comenzara este afán migratorio de los radicados en México y sus fronteras, la familia vivía en la España de las islas, específicamente en Canarias, según era lo que le habían contado sus abuelos antes de venirse a la frontera Mexicana en la ciudad de Tamaulipas del Municipio Matamoros. El que cruza grandes zonas áridas de desiertos, donde se producen aproximadamente 300 muertes por año, sobre todo de nacionalidad Mexicana. Luego de fundar ciudades, comenzaron a llegar por barco desde el antiguo continente. Entonces dado los antecedentes de la fundación de esta provincia, podemos describir lo que ella pasa. Como el hecho de que los secuestros y trata de blancas estén a la orden del día, razón por que las familias viven en un constante temor, a pesar de que el patrullaje se incrementa con el pasar de los años, resulta que muchas veces las ovejas son los lobos por aquí por estos lares. En nuestro caso fuimos víctima de secuestro por unos maleantes, se han llevado en una fría y oscura noche a mi hermana Claudia, era la segunda después de mí y alcanzamos con ansias a tener la mayoría de edad y así eran nuestros planes. Cuando nos sentábamos a conversar en nuestras habitaciones, cubierta de paredes de madera, llenas de insectos y bichos, que muchas veces eran motivos de saltos y brincos cuando acaeció la noche, porque desde niña mi hermana sentía gran temor por esos pequeños animales, que abundaban en la casa y la zona, pues como era un lugar donde se cultiva el sucio como principal medio, para sobrevivir ya que no tenemos agua y la poca que nos llega se usa para la comida. Bueno, mi hermana fue raptada hace un año y mi intención, cuando reúna una buena cantidad de dinero y especialmente me compre un arma, iré dispuesto a traerla de regreso, ya he conversado con muchachos del pueblo, los que común hacen vida con esta gente y les sirven de muchas y otras cosas más, a cambio de porciones y comida que tristemente proveen a familias enteras, que forman parte de su distribución maldita en el lugar. También existe un gran mercado al cruzar la frontera y al mismo tiempo, la compra de mujeres, negocio que taimadamente ejercen violando la ley.  Eso es parte de lo que sucede en los que aquí vivimos, como si fuera un anatema.

            Nosotros como familia  la pocas que nos queda, hemos hecho de tripas corazones para lograr alimentarnos, cultivamos el elote y alguna que otras hortalizas que logre superar el calinoso clima. De las familias que hemos de alguna manera encajando en el lugar, pues muchos de mis congéneres fueron tragados por la misma tierra. Irónicamente se dejaron llevar por el modo de vida que aquí se practica, sino estás con los delincuentes, no logras encajar.

            Entonces terminas hundido en un sistema que por más que te niegues a cumplir con sus obligaciones y demandas, cosas así que aquí todo el mundo es corrupto o de alguna manera, está desligado de lo correcto para poder hacer su vida. Yo me he iniciado en el negocia de aguardiente del tequila clandestino, desde hace un año, luego de que pasamos por la desgracia del secuestro de mi hermana, la que ahora en pocos días pienso ir a buscarla.

Deja un comentario

Archivado bajo Sin categoría

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s